El sentido común en la pandemia

Cuando esta pesadilla comenzó, realmente, me costaba creer que en este país nos quitaran los bares y la gente lo aceptara tal cual. Que nos dijeran que nos quedáramos en casa y todo el mundo encerrado. Pero resulta que por la calle la gente se cambia de acera para no pasar cerca. En los supermercados se respetan las marcas de distancia. Vamos solos en el coche. Teletrabajamos. La gente lidia con sus hijos en casa. Renuncias a quedar con tus familiares y amigos. Dejas actividades de ocio y deporte fuera de tu hogar. Todos tenemos sentido común… salvo cuando, a quien no le quedaba otra, tenía que ir a trabajar, apiñado en el transporte público en las grandes ciudades, sin ninguna protección al principio del confinamiento. Y a ningún gobierno se le ocurrió entonces promocionar otro tipo de transporte (bicicleta, patinete, vehículo privado, andar…).

El sentido común ha estado presente, y está, en la gran mayoría de los españoles. Si, he dicho bien: lo está. Ya, lo sé, hay muchas imágenes circulando por ahí para denunciar a toda esa gran cantidad de “irresponsables” que se juntan a medida que se va “abriendo la mano”. Esas imágenes ya aparecieron cuando los niños empezaron a salir, y los contagios no subieron. Eso a pesar de que sólo podían salir con un progenitor. Esta es una de las primeras incoherencias y falta de sentido común no de los ciudadanos, sino del gobierno. Me da igual el estatal que el autonómico que el local, y me da igual el color que los gobierne. En general, la falta de sentido común y la incoherencia están presentes en muchas decisiones políticas.

Antes de ir con eso, quiero hacer hincapié en que todos somos humanos, llevamos mucho tiempo confinados, y bastante con todo lo que nos estamos sacrificando, como para ahora tener que tragar con normas injustas, arbitrarias, y sin sentido. Voy con varios ejemplos: se supone que si los niños son un foco de contagio, como he anticipado ¿por qué no pueden ir ambos padres con ellos? ¿No será así más fácil controlarlos? Si al fin y al cabo en casa están juntos ¿por qué no pueden estarlo fuera?

Vamos ahora con esas franjas para hacer deporte y pasear: los padres tampoco pueden hacer deporte con sus hijos menores de 14 (al estar en diferente franja), ni tampoco puedes salir con quienes convives, esas personas con las que estás sufriendo el encierro, a hacer algo más placentero como es la actividad física (a falta de otras actividades de ocio colectivas). ¿Por qué? ¿Qué peligro tiene salir a correr con tu pareja, si te pasas el día en casa con él/ella?

En cuanto al sentido común, resulta que sólo se puede salir de 6 a 10 y de 20 a 23. ¿Quién puede salir por la mañana? Los que no trabajan o las alondras que salen a correr antes de trabajar, o sea, una minoría. ¿Cuándo puede salir el resto, las personas entre 14 y 70 años? De 20 a 23. Y a las 21 empieza a anochecer. Encima en muchas ciudades cerraron los parques ¡y les extraña ver a todo el mundo en la calle! ¿Qué esperan? ¡Por favor, necesitamos respirar!

Pero claro, en la mente de esos políticos que, por desgracia, tienen el poder (digo esto porque sé que hay mucha gente honrada trabajando detrás que realmente tiene vocación de ayuda, como deberían tenerla todos los que se dedican a la política), está el no darnos mucha libertad “para no despendolarnos”. O sea, demuestran una total falta de confianza en esos ciudadanos que se han comportado de forma ejemplar durante los dos meses que llevamos de pandemia. Y encima lo hacen mal: si sólo dejas hacer deporte en el municipio y pasear como mucho a un kilómetro de tu lugar de residencia, habrás más aglomeraciones que si te dan más libertad de movimiento, vamos, digo yo…

Pero no nos quedamos ahí. Se ponen las normas para la fase 1 y resulta que se siguen manteniendo las franjas para pasear y hacer deporte de la fase 0, pero en cambio hay libertad de movimientos para ir a espacios cerrados como bibliotecas, museos, espectáculos… Y tampoco puedes irte al campo tú solo o con tu familia, con las debidas precauciones, a menos que contrates un pack de turismo activo con una empresa. ¡Toma ya! Y por supuesto, seguimos teniendo restringido el deporte al aire libre a dichas franjas, dentro del municipio y a nivel individual. ¿Pero por qué no puedes salir a hacer deporte con tu pareja? ¿Y por qué no puedes irte en bici, por la calzada, fuera de tu municipio, lejos de la aglomeración de la ciudad? ¿Qué sentido tiene? ¿A quién vas a contagiar? ¿A las amapolas de la cuneta? ¡Es absurdo!

Me huele mal lo que hay debajo de toda esta represión, y al respecto, me molesta que hablen de “distanciamiento social” en lugar de “distancia de seguridad”. La utilización de determinadas palabras puede esconder segundas intenciones. Si nos separamos, no es porque no queramos socializar, es por seguridad. Pero puede que interese hablar de “distancia social” para que la gente esté dividida, y mostrar a esas personas que supuestamente se saltan el confinamiento, para evitar que hagamos piña, que nos demos cuenta de una posible manipulación y seguir teniéndonos cogidos con collar, correa y bozal como si fuéramos perros peligrosos.  

No me creo que, en caso de repunte, la culpa sea de esos ciudadanos que se han juntado en las calles en grupos pequeños, o que miembros de la misma familia salgan juntos. Ni que visites a un familiar o a un amigo. Me creo más que sea culpa de una mala gestión del transporte público, porque por mucha mascarilla que te pongas si va petado es complicado no contagiarse. O de que no haya control en espectáculos donde se junta mucha gente, como conciertos, partidos de fútbol, discotecas, propagandas electorales como las del cierre de Ifema, falta de cumplimiento de medidas de seguridad en las empresas… y ya no hablemos de las partidas de material defectuoso, la falta de equipos de protección a los sanitarios o los pocos test que se están haciendo. Pero claro, para los futbolistas si hay pruebas, claro, antes que para los sanitarios, y para otra mucha gente que supone un rédito económico al que ningún político quiere renunciar… a costa de la ciudadanía, cómo no. Los ciudadanos sólo estamos para que nos echen la culpa si la pandemia repunta.

Sé que hay muchas medidas que eran necesarias y que están dando sus frutos, por supuesto, no todo lo han hecho mal, pero lo que se no se puede es hacer una desescalada en la que no han afinado ni un poco, sino que han ido al bulto, a controlar y reprimir antes que reflexionar, comprender y tener en cuenta el factor psicológico. Se olvidan de que somos personas, no peones, ni soldados, ni muñequitos en una granja de juguete que puedes colocar a tu antojo.

No entréis en el juego. El problema no está en ese grupo de personas que ves en los medios que no guarda la distancia de seguridad en pequeños grupos o sale fuera de las franjas horarias. Quizá estén con un familiar que ya pasó la pandemia y no corren ningún peligro. De todas formas, siempre habrá quien, por despiste o por rebeldía, se salte las normas, pero no serán los responsables de un repunte: es mucho más complejo. No te dejes contagiar por la crispación, falta de responsabilidad, infantilidad y soberbia de nuestra clase política. Ellos apenas tienen sentido común y escrúpulos. La gran mayoría de los ciudadanos si los tenemos, y lo estamos demostrando. ¡Que no os pongan la mascarilla en los ojos!

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.