PERDER PESO: Empezamos con la motivación

Empiezo por este tema porque el para conseguir cualquier meta en nuestra vida es fundamental estar motivado para ello , y como la pérdida de peso es justamente eso, un objetivo, vamos a plantearnos cómo lograrlo.

Primero de todo, haceros esta pregunta ¿por qué quiero adelgazar? Cada persona tiene sus motivos, habrá quien lo haga por estética, otros por salud, o por realizar una prueba deportiva como me he planteado yo. Pero no vale quedarse en “por tener mejor tipo” sino que hay que describir bien el objetivo. Por ejemplo, si quieres perder peso por una cuestión de salud, tanto mental como física, piensa qué vas a lograr si lo consigues:

  • Bajar el colesterol y correr menos riesgo de infarto.
  • Moverme con menos dificultad.
  • Sentirme mejor conmigo misma.

Cuanto mejor descrito esté ese objetivo, más encaminadas vamos a estar para conseguirlo.

Segundo punto: representar vuestra meta y ponerla en los lugares donde hay comida (nevera, armarios). Por ejemplo, si queréis volver a recuperar el peso que teníais hace x años, podéis poner una foto vuestra de cuando teníais el peso deseado. Si es por una prueba deportiva, por ejemplo correr la San Silvestre, poned un cartel de esta prueba, si es para mejorar vuestra salud, dibujad un corazón. Dad rienda suelta a vuestra imaginación. El motivo de ponerlo en los lugares donde hay comida es para recordaros que hay que comer sano y no pasarse para conseguir ese objetivo.

Tercer punto: decidid cuántos kilos queréis perder y en cuánto tiempo. Eso será nuestro objetivo a largo plazo. Y a continuación, establecer objetivos a corto y medio plazo. Lo normal es que los objetivos a corto plazo sean una cantidad fija de kilos en una semana, y a medio plazo cada mes. Para mantener la motivación, programad una recompensa para cada objetivo logrado, más pequeña en objetivos a corto y mayor en los objetivos a medio, y una “gran recompensa” para el objetivo a largo plazo. Por supuesto, la recompensa no puede ser comerse una tarta al whisky o una pizza gigante, nunca pueden ser comida. Cada persona que escoja la que le guste más. Doy ideas:

  • Pequeñas recompensas (para objetivos a corto plazo): comprarse algo que no cueste mucho (bisutería, ropa interior…), realizar una actividad extra de ocio (cine, teatro…)
  • Recompensas medias (medio plazo): algún “capricho” un poco más caro, u otra actividad de ocio de más tiempo, por ejemplo hacer un pequeño viaje.

Y para la gran recompensa no doy ideas, mejor que vosotras lo decidáis en función de vuestros gustos.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *